Mandíbula prominente: Mentoplastia de reducción para armonizar

Si una barbilla grande es signo de masculinidad en los hombres, en las mujeres este mentón pronunciado puede provocar ciertas inseguridades que pueden ser corregidas mediante una mentoplastia de reducción, o lo que es lo mismo, una reducción de la barbilla.

Al realizar la corrección de la mandíbula inferior conseguiremos armonizar el rostro del paciente y veremos cómo se resalta la boca y los labios, consiguiendo un perfil mucho más feminizado.

No quiere decir que la mentoplastia de reducción del mentón esté exclusivamente destinada a las mujeres, pero sí son ellas las que más demandan esta cirugía, mientras que los hombres suelen decantarse por el aumento de mentón.

Reducción de mentón antes y después


¿Cómo es una operación de reducción de mandíbula?

Cuando nos encontramos con un mentón grande, la solución para modificarlo pasa por el quirófano y, desgraciadamente, en la actualidad no existe otra posibilidad que no sea ésta, a diferencia con los aumentos de mentón que poseen técnicas menos invasivas.

Para reducir una barbilla grande, realizaremos una incisión dentro de la boca entre la encía y el labio inferior, consiguiendo una cicatriz imperceptible, o una incisión debajo del mentón, algo más visible y que se realiza cuando no es posible acceder desde el interior. Desde ahí accederemos hasta el hueso que está en la punta del mentón y se moldeará ajustándolo a la fisonomía del paciente.

¿Cómo se consigue reducir el hueso del mentón?

Existen dos maneras para reducir el hueso de una barbilla pronunciada, dependerá del tamaño del mentón:

  1. Si hay gran prominencia del mentón el cirujano reconstruirá totalmente el mentón extrayendo parte del hueso del mismo, cortará, quitando el exceso, y volverá a colocar fijando el hueso con unas pequeñas placas de titanio que ayudarán a su buena cicatrización.
  2. Si no hay una gran prominencia del mentón, bastará con raspar los bordes del hueso para conseguir la armonía que buscamos en el rostro.
  3. En ocasiones, si existe una gran prominencia del mentón y no hay una adecuada proporción de la cara, a los pacientes se les coloca una prótesis, siendo este caso uno de los menos habituales.

¿Cómo es el postoperatorio en una operación de reducción de mandíbula?

Como toda cirugía, el postoperatorio de una reducción de barbilla puede provocar ciertas molestias que con analgésicos podemos controlar.

  • Cuando salgamos de quirófano llevaremos un vendaje compresivo o una mentonera que ayudará a fijar el mentón las primeras 24 horas.
  • Podremos volver a casa, si no hay complicaciones, al día siguiente pese a que notaremos la zona inflamada, situación que continuará así unos dos o tres días. Para ello aplicaremos hielo en la zona siguiendo las indicaciones de nuestro médico y tomaremos analgésicos si fuese necesario.
  • Tendremos que seguir uno par de días dieta líquida para luego pasar a dieta blanda, cuidando siempre la higiene bucal para evitar infecciones en la cicatriz interna, siendo recomendable usar algún enjuague bucal.
  • Dormir incorporado los primeros días ayudará a bajar la hinchazón.
  • La hinchazón irá disminuyendo a partir de las dos semanas, pero a la semana podrás realizar una vida normal, evitando el deporte o trabajos físicos hasta las tercera semana.
  • Los resultados serán visibles a partir de la tercera semana hasta los tres meses y al año se verán los definitivos.

¿Cuándo debe hacerse una mentoplastia de reducción?

Si no existen problemas graves, como puede ser una mala mordida que afecte a la deglución, al habla o que la prominencia de la barbilla curse con dolor (lo cual requeriría de una cirugía más compleja llamada ortognática), y sólo se quiere mejorar estéticamente y armonizar el rostro, cualquier paciente, si su médico así lo considera, puede ser candidato a este tipo de operación.

¿Cuánto cuesta una operación de reducción de mentón?

El médico estudiará individualmente cada caso y dependiendo de la complejidad del mismo, el precio de la operación de reducción de mentón puede oscilar entre 2000 y 4000 euros.